,

Beñat Intxausti, the next best thing

Dentro del Movistar Team los roles están bien definidos. Empezando por el gran capo Alejandro Valverde, siguiendo por el joven colombiano Nairo Quintana, el futuro, que ya amenaza al murciano como líder de la estructura. Hasta este año también teníamos al portugués Rui Costa que aspiraba a más y se va al Lampre buscando ese anhelo.

En un equipo del nivel del Movistar, es muy complicado buscar tu parte del pastel. Rojas y Ventoso en las llegadas, Visconti en las clásicas, la pujanza de los Herrada, el desparpajo de Castroviejo, la clase de Amador, la veteranía de Lastras, etc el equipo rebosa calidad por los
cuatro costados.

Pululando sin sitio fijo tenemos al vasco Beñat Intxausti, capaz de todo. Prometedor corredor, que paso a paso ha ido afianzando su carrera dentro del pelotón internacional y también dentro del propio equipo, ganando poco a poco confianza en sí mismo y galones dentro del grupo, quemando etapas primero en el Saunier Duval, después Fuji-Servetto, pasando un año por el equipo de su tierra Euskatel y tras una controvertida, en su día, decisión, pasó al Movistar.

Mimado para seguir poco a poco su camino ascendente, su primer año en el equipo estuvo marcado por vivir in situ el trágico fallecimiento de su compañero Xavi Tondo en una concentración en Sierra Nevada. A pesar de su juventud intentó sobreponerse de la mejor manera posible de este suceso e intentó llegar lo más lejos posible en el Tour de Francia con los dolores que tenía por culpa de una caída sufrida. En la mente de todos estaba olvidar este año, que en forma de caídas y el fallecimiento de Xavi Tondo había sido realmente una temporada para olvidar.

Por fín, en 2012 pudo dedicar una victoria a su malogrado compañero ya que se alzó con el triunfo en la Vuelta a Asturias. Además de su triunfo en tierras asturianas logró un meritorio top ten en la Vuelta a España, realizando también un gran apoyo a Alejandro Valverde en su lucha en la general.

Empezó 2013 con más ganas, más motivado y preparado. De hecho, pronto se vieron resultados de su esfuerzo en forma de puestos de honor en País Vasco, Romandía, Getxo, Klásika Primavera, etc. Teniendo galones ya en el equipo en determinadas carreras.

En el Giro dio ese paso hacia adelante, logrando vestir la maglia rosa y el triunfo de etapa en la etapa 16, dedicándosela de nuevo al que siempre será su compañero Xavi Tondo. En la clasificación final logró una luchada 8ª posición, dando muestras de lo que es capaz de hacer. No contento con ello, cerró la temporada ganando el Tour de Pekín, además de obtener una etapa. Su nombre ya es conocido por todos dentro del pelotón internacional.

Esta temporada 2014, que pronto verá la luz, verá a un Beñat Intxausti dispuesto a seguir dando pasos hacia adelante, en busca de triunfos y buenas actuaciones, con desparpajo y sin querer ver los límites. Trabajando para sus compañeros si la situación lo requiere, pero dispuesto ya a tener con todas las de la ley los galones del equipo en la general en cualquier carrera.

Ese es Intxausti, con la ambición por bandera para seguir dedicando triunfos al eterno Xavi Tondo.

ALFREDO RODRÍGUEZ

Más noticias:

Frank Schleck empieza su año clave

Muro de Gaintza, punto caliente de la Itzulia 2014

Jonathan Hivert, nuevo corredor de Belkin

Entrevista a Ivan Basso: “Mi ídolo siempre fue Indurain”

La superstición de Bauke Mollema

Monte do Castrove, final de etapa en la Vuelta

¡Bici! ¡Toro! 

Euskaltel, la historia de un pueblo que ama el ciclismo

Rupérez, el antecesor de Perico

Navidad, ¿enemiga del ciclista?

Pantano, el otro Quintana

DLC Pro Magazine nº15

¿Cuál es la imagen ciclista del año? ¡VOTA!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *