,

Cómo frenar al mejor Alberto Contador

Lo primero es que si Contador está en su mejor forma, no hay nada que hacer. Se han vivido momentos en los que muy pocos corredores han podido si quiera verle marcharse en la distancia. Por ello, en dichas situaciones lo más conveniente para un ciclista profesional es intentar perder lo menos posible. Sin embargo, ¿es imposible pararle? 

El ciclista de Tinkoff tiene muy buen cambio de ritmo. He ahí el gran desafío. Si otro escalador aguanta ese tremendo latigazo, que no es precisamente poco, el pinteño baja el ritmo. Aguantar el reto psicológico se hace esencial en este tipo de duelos. Contador es insistente. Hay que ser muy duro mentalmente y no perder la perspectiva de que la aceleración decaerá.

La teoría es sencilla, pero para ello hay que tener piernas, algo que está al alcance sólo de muy pocos. Una vez un ciclista ha aguantado el ataque, no debe perder la concentración, ya que volverá a haber más. Cuando lleguen la táctica es la misma: guerra psicológica.

En cambio, cuando se deja caer atrás como dándose por vencido, llega de nuevo el hachazo. No hay que caer en la trampa de pensar que un campeón como él está derrotado porque nunca lo está, sobre todo si ha mostrado buenas piernas.

En caso de que el madrileño haya abierto hueco, no hay que desistir. Un ritmo alto que permita alcanzar la cima del puerto de la forma que menos desgaste nos produzca y aceleración en el último kilómetro, donde hay que darlo todo. El actual Contador cae en los últimos kilómetros, donde el fondo físico no es el mismo que poseía hace algunos años.

Más noticias:

Los grandes días de Gilberto Simoni

Tiago Machado, el eclipse del arco iris

Poblet, Edo, Mauri, Purito, Tondo: los grandes ciclistas catalanes

Vuelta 2014: La Muela de San Juan es la alternativa

¿Veto a Johnny Hoogerland?

Tom Boonen, el contrarrelojista

¿Cuál va a ser el corredor de 2014?

Indurain hace crack en Les Arcs

Óscar Pereiro, la moraleja del intento

Marcos García, el escalador invisible

Samuel Sánchez, épico en Sierra Nevada

Fundación Contador: nuevo equipo profesional

Arroyo, el ángel del Tour

Puerto de la Pandera, el puerto de Valverde

Entrevista a Juan Antonio Flecha

Roche, Martin y Giro, el año ciclista de Irlanda

2 Responses
  1. Desde luego, lo que pasa es que Alberto ya no es el corredor que fue estos años atrás… Ahora tiene a Froome y a Nibali delante de él… Ya veremos lo qué pasa en julio durante el Tour de 2014…

  2. Veremos dijo el ciego pero, a falta de indicios de otra cosa, ha perdido mucho punch tanto en contrarreloj como en montaña. Algun@s, sobre todo algunas, que se fijan mas, han llegado a decir que incluso no estaba en su peso. No sé, edad no tenía para perder tanto de un año para otro y lo del peso basándose en fotos, no siendo demasiado evidente como es el caso de cierto velocista.. un tal no sé qué xD, pues no me acaba de convencer. Ojalá solo hubiera sido solo la… lógica relajación…. (por decirlo de alguna manera jeje) por la que pasa el “recién” casao. Jalá, jalá me equivoque y volvamos a ver al Gran Contador que cuando calca.. muerde y menea (la presa). Tiburón toro

    http://www.youtube.com/watch?v=XphGlc8anHM#t=17

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *