,

Coppi o Bartali: elige tu favorito para el Tour 2017

Como en el Giro, os volvemos a preguntar por quien apostáis como ganador del Tour de Francia 2017. Os damos a elegir entre 4 opciones, incluyendo a los principales favoritos destacados por nuestros redactores y una última alternativa abierta para corredores menos destacados. A continuación os mostramos los argumentos para que elijáis con fundamento y al final os proponemos la encuesta. También podéis dejar un comentario con vuestra opinión.


ALBERTO CONTADOR

Ni el más forofo de sus seguidores podrá negar que los mejores días de Alberto Contador, aquellos en los que con un demarraje seco dejaba clavado a sus rivales, han pasado. Los últimos restos de aquel Contador letal y autoritario lo vimos en el Giro’15, en aquella mágica ascensión al Mortirolo. Desde entonces el madrileño ha sido más un “quiero y no puedo” que otra cosa.

Pero la cuestión es que ese “querer” de Contador es muy grande. Descomunal. Y eso le da un  plus frente a sus rivales. Ese apetito voraz, insaciable por la victoria, que de sus rivales sólo comparte Froome, va a ser uno de los principales argumentos para que el líder del Trek opte al amarillo de París. Pero no el único. Con los años, Contador ha pasado de ser un corredor agresivo y letal en la última subida a desarrollar un instinto asesino que se extiende sobre cualquier factor de la carrera. Es, con mucho, el corredor que mejor aprovecha las circunstancias de carrera en su favor. De hecho, es el único que sabe generar esas circunstancias favorables, como se vio en la memorable etapa de Formigal de la Vuelta’16.

Si a todo esto le unimos que la formación de Trek para este Tour es casi con toda seguridad la mejor en la que ha corrido Alberto en lustros (¿cuánto hacía que no contaba con un gregario para la montaña del nivel de Pantano?), no es descabellado pensar que, estando probablemente ante su última gran oportunidad de recuperar el trono de Francia, Contador  vaya a aprovechar cada centímetro de carretera, cada segundo de competición, para hacerse con su tercer triunfo en la Grand Bouclé. Nadie va a tener más ganas que en él en este Tour y en un deporte de élite donde la ambición marca tan a menudo la diferencia entre la gloria y el fracaso, eso puede ser determinante. Sí, el de 2017 va a ser el Tour de Contador.

Sergio Espada


CHRIS FROOME

Llega su momento, su competición, su gran objetivo de toda la temporada. Chris Froome es el principal contendiente para llevarse el que sería su cuarto Tour.

Está a un pasito para intentar igualar a los grandes. A pesar de que su temporada y su preparación ha sido algo más gris que los años previos, a pesar de que el recorrido de La Grande Boucle, este año no le va a priori tan bien como en otras ediciones, y a pesar del incidente con el atropello mientras entrenaba (del que afortunadamente salió ileso) y de los problemas en la espalda tras el Tour de Romandía, el rubio ciclista nacido en Nairobi, se postula como el principal candidato para acabar de amarillo en París.

En lo que va de temporada, sólo un día, el de la quinta etapa de la Volta a Cataluña, pudimos ver al Froome que todos conocemos. Y con todo, fue segundo tras Valverde, llegando a trece segundos del  murciano en la meta de Lo Port juntando a Contador.

En la Vuelta a Romandía, Froome, poco más que decepcionó, cuando en otros años el británico ha dejado su sello. No corrió París Niza, pero en el Criterium Dauphine, a pesar de acabar cuarto, acabó bastante bien. Con todo, marcador a cero cuando otros de sus rivales ya han mojado esta temporada pero ni a él ni a Brailsford le importa este dato. Llega en el momento óptimo de forma y con la pólvora cargada.

Además, su equipo, mejor dicho equipazo, cuenta con otros dos líderes, Landa y Thomas, ambos defenestrados en el Giro del centenario, (aunque Landa enmendó su actuación con una etapa y el maillot de Rey de la  montaña ) a su servicio. Sin olvidar a Henao o Nieve en la montaña. Sumado a los Kwitkowski, Kyrienka  o Rowe, el Sky presenta quizás el mejor equipo de los últimos años de cara al Tour. Ahí es nada. Los Quintana, Contador, Bardet o Porte darán guerra. Eso seguro. Pero Froome y su equipo tienen que aparecer. Van a aparecer. Y además queda la Vuelta; aunque eso es otra historia.

La temporada pasada en su planning estaban los Juegos de Río. Y aunque el Tour era su principal objetivo; brillar en tierras cariocas también era un reto. Este año no hay cita olímpica, por lo que el objetivo y la cabeza están plenamente en conseguir el cuarto Tour. Y luego irá a por el quinto.

Y el trono de Indurain, Anquetil, Hinault y Merckx tendrá que ampliar su sitio.

Sergio Andres


NAIRO QUINTANA

Nairo Quintana es, junto con Alberto Contador, pero por otras circunstancias, el ciclista a quien menos le puede valer cualquier cosa que no sea el vestirse de amarillo el próximo día 23 en el podio final de París. Simplemente por eso, y por sus indudables cualidades claro está, es uno de los máximos favoritos al triunfo final en este Tour 2017.

Tras varias presencias en el podio durante los pasados años, la única progresión factible en Nairo es la victoria. Con el agravante de que sino, seguramente, tendrá la consideración de retroceso. Más todavía cuando algunos ciclistas de su generación ya le han batido recientemente en su terreno, las rondas de tres etapas. Es de esperar que tanto el propio Nairo como el cuerpo técnico de Movistar admitan, por fín, que sólo vale la victoria. Y trasladen tal pensamiento a la carretera.

Favorito es Quintana por sus cualidades de fondista. Favorito es Quintana porque el perfil de este Tour, sobre el papel, de más chance a los escaladores que a los contrarrelojistas, más viendo que en la pasada Vuelta a España y el pasado Giro, sin haber hecho malas cronometradas para sus características, tampoco han sido buenas. Favorito es Quintana porque, hasta hoy, sus supuestos rivales tampoco han dado muestras de gran poderío. Porque los equipos de esos supuestos rivales tampoco han dado imagen de estar para tirar cohetes. Y porque sobre el papel va a contar con un gregario de mucho lujo llamado Alejandro Valverde.

A pesar de que Quintana ha corrido el pasado Giro, conociendo la trayectoria histórica de  Movistar, no caben muchas dudas de que su apuesta principal sigue siendo el Tour. Por eso, no creemos ni que Quintana disputase la corsa rosa en plenitud de forma, ni que la carrera italiana le merme en la Grande Boucle. Es decir; en el Tour debemos ver la mejor versión de Quintana de esta temporada.

Raul Anso


UN OUTSIDER

Pocas carreras, por no decir ninguna, del calendario ciclista, están tan controladas a nivel competitivo como el Tour de Francia. Y cuando digo controlada, no me refiero a materia antidopaje, sino a la propia disputa de la competición. Las estructuras más potentes, encabezadas por supuesto por el poderoso Team Sky, hacen lo posible porque nada raro escape a su férreo control, ya sea la escapada de la jornada o movimientos importantes de cara a la general. Dicho esto, vamos a imaginarnos un Tour de Francia en el que el primer escalón del podio de los Campos Elíseos lo ocupe uno de los llamados outsiders, esos no favoritos a priori que podrían jugar con el factor sorpresa o hacer la carrera de su vida.

El recientemente fallecido Roger Walkowiak o el gallego Oscar Pereiro son alguno de los pocos ejemplos de que esa hegemonía y dominio se puede romper. La denominada escapada bidón, consentida por el pelotón y principalmente por los conjuntos de los favoritos, puede ser ese arma de doble filo, en la cual pasen los días y ese ciclista destacado no tire la toalla para hacerse un merecido y sorprendente hueco en la historia del ciclismo.

Imaginemos por otro lado a un excepcional Primo Roglic, dando un verdadero recital en los pocos kilómetros contra el crono de esta edición del Tour de Francia y aguantando como un titan las embestidas de los ciclistas con más capacidad para la escalada al más puro estilo Dumoulin en el Giro. Imaginemos que han llegado las tres semanas soñadas por el sudafricano Louis Meintjes y se destapa con una Grande Boucle increíble plantando cara a Froome, Quintana y cia. Porque no esa escapada maratoniana desde el inicio de una etapa alpina o pirenaica de Robert Gesink o Pierre Rolland, que acaba con alguno de ellos de amarillo y son capaces de aguantarlo hasta Paris. Pensemos en un soberbio Ion Izagirre brillando en todos los terrenos y teniendo un día perfecto en una etapa de alta montaña para subirse a lo más alto del podio. Pantano, Talansky, Uran… todos ellos no cuentan como favoritos a la victoria final eso es indudable, en algunos casos solo un loco o un familiar directo podría apostar por ellos, pero señores esto es el Tour de Francia y es tiempo de soñar, ¿y por que no?

Alberto Díaz


¿Quién ganará el Tour 2017?

View Results

Cargando ... Cargando ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *