,

Dani Navarro, cabeza de líder

Declara el asturiano a los medios que ya ha recogido el guante de líder único de Cofidis. Un fichaje ilusionante para él, aunque con un periodo de adaptación al nuevo rol, cosa que nunca es fácil. Lacayo de Contador durante años, su primer Tour lo superó con nota, si bien aprovechó las escapadas para recalcular su posición en la general. Pero la opción está para todos ahí.

Es un escalador capaz, como demostrara en la Vuelta 2009, donde sin Contador se erigió en uno de los capos. Fondo, capacidad para la alta montaña y valentía. Visión y lectura de carrera incluidas. Un completo líder para los franceses, que también tienen al emergente Jerome Coppel un tanto en segunda fila, algo que sucede gracias a Navarro y su constancia. Caído de la terna el francés, ahora es turno para el ex de Saxo Bank de sentirse por primera vez arropado como el auténtico sheriff de Cofidis.

Así inicia la pretemporada, con la creencia de que con un calendario específico para correr el Tour podrá acercarse a los puestos de podio, más caros que nunca en 2014. La sabiduría adquirida bajo las faldas de uno de los máximos favoritos le añade ese valor añadido. La información es poder y en situaciones de carrera concretas puede contar el recuerdo del trabajo hecho en sus años de compartir equipo.

Más noticias:

Grandes vueltas, el engaño de las dos semanas

Pozzato, el talento y el desperdicio

Galería de fotos: Mont Ventoux

La nueva responsabilidad de Henao

Los sprinters de Movistar

La gran oportunidad de Mikel Nieve

El paralelismo entre Aru y Nibali

El enésimo tropiezo de Valverde

¿Wiggins y Froome de nuevo juntos en el Tour?

Voeckler, osadía de World Tour

Luis León Sánchez a Caja Rural

Ciclismo español, la generación de las vacas flacas

¿Froome en Movistar?

Castroviejo, el vueltómano recortado

¿Qué ciclismo te gusta más?

El cambio radical de Gilbert

Tiralongo, el enemigo de Contador

¿Es Oleg Tinkov bueno para el ciclismo?

Alejandro Valverde corre más y gana menos

Los ataques lejanos de Contador

Rubén Plaza, lo que podría haber sido y no fue

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *