El Tour de San Luis encuentra su hueco

El ciclismo en Argentina no llega ni de lejos a la repercusión del fútbol. Hacerlo es difícil, ya que la pasión que se vive en los estadios son precisamente símbolos admirados por parte de otros países de tradición futbolera como una referencia. Más en el país de Messi y Maradona. Por otro lado, el ambiente ciclista sí ha crecido, creando cierta repercusión mediática y social con la celebración de una prueba que pinta a World Tour. 

La última tendencia que ha iniciado es la de mejorar la participación, de crear buenas sinergias y buenas opiniones. El ciclista prefiere competir a entrenar, sobre todo si es con buen tiempo. Con Down Under celebrándose en un país tan lejano y difícil en lo logístico para los europeos, San Luis se ha convertido en la ronda alternativa.

A nivel organizativo ha mejorado mucho y en cuanto a recorrido empieza a mostrar algunas perlas como el novedoso final de etapa en el Cerro el Amago. Junto al Mirador del Potrero y el del Sol, más una contrarreloj de apenas 20 kilómetros, esta edición ofrecerá un buen escenario para los más madrugadores del año.

La participación cada año ha mejorado. Ya no será la excepción ver a Nibali correr y ganar, sino una norma. Contador, Joaquín Rodríguez, Peter Sagan, Cavendish, Boonen… una lista demasiado buena de nombres como para pensar en casualidades. El buen tiempo ha convencido a muchos a empezar antes a rodar en pelotón. La globalización ha llegado.

Más noticias:

¿Debería Valverde haberse dedicado a las clásicas?

Ciclismo épico vs ciclismo moderno

El debut de Samuel Sánchez

Tour de San Luis 2014 – dorsales oficiales

Mirador de Ézaro, la pared de Purito y Contador

Comienza el año de Carlos Betancur

Los tres peores días de Ivan Basso

¿La Vuelta reduce días?

Jasha Sütterlin, un germano en Movistar

Menchov gana en Pla de Beret

Adriano Malori, talento parmesano

Carlos Oyarzun, el trotamundos chileno

El triste final de Alessandro Ballan

Bugno gana en Alpe d’Huez

Maverick Viñales se pasa al MTB

Pablo Lastras, espejo y reflejo

El método de Eusebio Unzué

El pie izquierdo de Thomas Voeckler

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *