El último día de Marco Pinotti

A los 37 años de edad, Marco Pinotti cuelga la bicicleta. El ciclista de BMC deja tras de sí una trayectoria larga en la que no destacó por obtener demasiadas victorias, pero sí una regularidad y una fidelidad como gregario que le ha valido contratos con algunos de los mejores equipos del mundo. 

No muchos ciclistas pueden presumir de haber estado en equipos como Lampre, BMC o T-Mobile y todas sus denominaciones hasta desaparecer en 2011. Buen hombre de conjunto, debutó de la mano del Polti en 1998, coincidiendo con laureados italianos como Gotti, Guerini, Guidi o el francés Leblanc. Fue una inmejorable introducción al ciclismo de élite, con el que siempre se ha codeado desde la distancia.

El inteligente corredor lombardo debutó de forma precoz en el Tour de 1999, sólo unos meses después de su debut, aunque ya en las filas del equipo Lampre. Su discreta 113ª plaza en la clasificación final poco importaba: había logrado el DNI de ciclista. Sin embargo, es curioso que a la ronda gala no haya vuelto tras abandonar en el año 2002. Marco siempre fue un hombre de Italia, como lo demuestran los seis títulos nacionales contra el reloj. Verle con la tricolor a la espalda era más que costumbre un placer.

Italia y el Giro fueron sus dominios preferidos. Debutó en la grande transalpina de la mano de Matxin en el año 2005, cuando Saunier Duval intentó el asalto al podio con Juanma Gárate. Ya en el HTC-Columbia se impuso en una contrarreloj. El dato no sorprende tratándose de un especialista como él. Lo que más llama la atención es que el segundo clasificado es el rosado Alberto Contador, que se llevaría aquella edición de 2008. Repetiría victoria, cómo no, contrarreloj ante el duelo que estaba decidiendo la edición de 2012 entre Joaquín Rodríguez y Ryder Hesjedal.

Su despedida del ciclismo profesional se realiza desde las filas del potente BMC. Su último día sobre la bicicleta se produce en su casa, en el Giro de Lombardía, donde se despide de su gente y sus amigos. Apenas diez días antes, también en Italia, lucía por última vez la tricolor como campeón contrarreloj de su país. Orgulloso, finalizó en un muy digno séptimo puesto, enmarcando así una relación de pasión por la plasticidad de las cronos. ¡Ciao, Marco!

Hoy también:

Contador rebaja su sueldo

Flecha, el punto y el final

Encuesta: Valverde o Purito: ¿quién es mejor?

También te puede interesar:

Ciclismo italiano

BMC

Giro de Italia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *