,

¿Hay relevo? Parece que sí…

Llevábamos años diciendo lo de “cuando se retiren Los Purito, Contador, Freire, Samuel Sánchez o Valverde, ¿qué va a pasar?”, en los últimos cinco o seis años esa pregunta ha rondado por la cabeza de los aficionados al ciclismo. Aparecían buenos ciclistas ,sí, pero lo cierto es que a la hora de la verdad los que seguían poniendo el espectáculo eran el Bala, Contador o Purito, incluso Samuel Sánchez aún daba destellos aislados…y parecía que no había relevo. Sólo pinceladas, pero no varios ciclistas pertenecientes a una misma generación que demostrase que el futuro era de ellos.

Joaquim Rodríguez se retiró el año pasado, aunque a punto estuvo de seguir con Bahrain Mérida. En esta temporada Valverde ha mostrado un nivel superlativo hasta su lesión, pero la retirada amenazó por momentos ya que el murciano no es ningún chaval, aunque parece que afortunadamente Alejandro se ha recuperado bien y en  un par de meses ya le veremos haciendo de las suyas, ¡ojalá!

Por su parte, Contador ha colgado la bicicleta tras ser el ganador moral de la Vuelta y Samuel Sánchez se encuentra en la tesitura de saber si sigue o no tras su positivo el pasado mes de agosto justo antes de la ronda española. Vuelva o no, el asturiano roza la cuarentena, por lo que sus mejores pedaladas ya las hemos visto.

Con todo ésto, este 2017 era y es el año de la transición. Y parece que ha llegado.  Cuando buscábamos un relevo y ciclistas en los que pudiéramos confiar en el futuro, éstos por fin han aparecido. Y no es un caso aislado. Varios hombres jóvenes han aparecido en el primer plano ciclista del pelotón nacional y han puesto la primera piedra de lo que debe ser una carrera prometedora. Nunca mejor dicho.

En Desde La Cuneta nos dedicamos estas semanas a recordar los mejores ciclistas de 2017, y en este caso vamos a destacar a quizás, las tres revelaciones del ciclismo de casa. Tres corredores que han completado una temporada más que notable en el World Tour.

Iván García Cortina, Marc Soler y Enric Más han demostrado que tienen las piernas, cada uno en su terreno, para convertirse en los protagonistas del ciclismo español en los próximos diez años.

García Cortina se convertía con apenas 21 años en uno de los benjamines del Bahrain Mérida. El asturiano iba a debutar por todo lo alto en el World Tour tras no ver opciones en el equipo filial de Quick Step. Con un perfil de clasicómano, disputó todas las clásicas de primavera dejándose ver en alguna de ellas y dando muestras de corredor con mucha clase para su edad.

Ya nos lo adelantaba en una entrevista a esta revista el pasado mes de febrero en plena concentración, a pesar de su perfil de hombre para las clásicas a Iván le encantaría correr y conocer la Vuelta a España, especialmente por la etapa que acababa en su Asturias natal, y así fue. Anduvo escapado los últimos kilómetros para ser cogido casi al final y con todo le disputó el sprint a Pantano y a De Gendt. Ahí es nada. Fue tercero, pero para él fue como una victoria.

España había encontrado a un hombre de garantías para el ciclismo. Semanas después en los Mundiales de Bergen en la categoría sub 23, García Cortina lo probó mostrando su inconformismo y garra. No consiguió medalla, pero su movimiento mostró a las claras su ambición a pesar de acabar en la posición 21. Con su edad, clase, piernas y también decirlo humildad y sensatez, este chaval está llamado a ser una de las referencias de nuestro ciclismo en pruebas de un día. Puede que ahora sí, volvamos a tener a un clasicómano en las quinielas para las clásicas, algo que no pasaba desde que se retiraron Freire o Flecha.

Otro de los jóvenes destacados ha sido el catalán Marc Soler. El ciclista de 23 años, cumplía su tercera temporada en la estructura de Movistar Team, cumpliendo con la costumbre del equipo navarro de hacerse con jóvenes valores  que destacan en categoría amateur. En 2015 ya se agenció el Tour del Porvenir, eso ya es un indicativo de lo que estaba por venir, y en 2016  dio muestras de su clase al llevarse una etapa en la Ruta del Sur, pero sin duda este año ha sido el de su eclosión en la máxima categoría.

Fue un hombre clave en la Volta a Cataluña ayudando a Valverde y recibiendo elogios de prensa, aficionados y compañeros al ver cómo se desenvolvía en la montaña. Acabó tercero, pero fue la sorpresa de la Volta.

Unzué le quería dosificar y no cargarle de demasiada responsabilidad a tan temprana edad pero las bajas obligadas de Quintana y Valverde en la Vuelta, hicieron que Soler fuese una especie de jefe de filas improvisado en la ronda española.

Rindió a un notable nivel, aunque muchos esperaban más de él en la general en la que acabó en la posición 48. Sin embargo en la montaña estuvo a su nivel y dio muestras de su fortaleza.  Para el recuerdo, los kilómetros que hizo junto a Contador en la etapa del Angliru que se llevó el madrileño.

En esa ya histórica etapa, otro que quería colaborar y aportar su granito de arena fue el balear Enric Mas.

Formado en el equipo de la Fundación Alberto Contador, el ciclista de 22 años ha completado una primera temporada en la élite de forma soberbia. Debutó en 2016 en el Klein Constantia, el mismo equipo que García Cortina, el filial de Quick Step, pero su condición de escalador le daban más opciones que al asturiano de hacerse un hueco en el equipo belga.

Este año tras varias y buenas  actuaciones fue segundo en la Vuelta a Burgos anunciando lo que se vería días después en la Vuelta a España. En la montaña, el corredor de Quick Step casi siempre aguantaba con los mejores y anduvo cerca de victoria de etapa.

En la penúltima, la ya mencionada de Angliru, nos dejó una imagen que ya es recordada por muchos como la instantánea del relevo en el ciclismo español. Él y Soler colaborando con Alberto Contador en las últimas cuestas del Angliru. Parecía que querían honrar y ayudar a Contador en su despedida. Todo bajo un tiempo lluvioso, con frío y con los aficionados desde casa o en las carreteras vibrando con esa imagen.

Hay relevo. Por fin. Y ojalá vengan y aparezcan más ciclistas como estos tres jóvenes que tendrán que cargar con la responsabilidad y esperanza de una afición igual de exigente que justa.

SERGIO ANDRÉS  / @entrebiciybalon

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *