,

Iban Mayo, el invierno del pánico

Vamos a dejar de lado todas las connotaciones extradeportivas y nos vamos a centrar en la narración de una historia, de un corto periodo de tiempo sobre un ciclista peculiar. El vasco se encaramó al cartel de gran favorito para relegar al todopoderoso Armstrong. La exhibición de Alpe d’Huez le envió de forma rápida al estrellato absoluto. Ya no era un buen escalador, se había convertido en el mejor que se había disfrutado desde la era Pantani. Corría el año 2003, se cumple justo una década de aquel invierno de declaraciones ambiciosas y expectativas fundadas.

Pese a que a lo largo del Tour fue perdiendo el golpe de gracia, parecía escudar su bajón en la competitividad de principio de aquella campaña. Sin más fue considerado como el gran esperado, el Mesías para un Euskaltel que vivía algunos de sus mejores años. Fue el auge de las camisetas naranjas procedentes de tierras vascas. Mareas de aficionados inundaban por completo los Pirineos.

Ese invierno comenzó la euforia: Mayo era candidato al Tour. 2004 comenzó con el de Igorre arrasando allá por donde iba. Sólo un poco le separaba de victorias como la Lieja Bastogne Lieja. En Asturias dio uno de esos recitales que quedan en la retina de cualquier aficionado. Con un ataque lejano en un día sin apenas montaña y tomando ventaja en un terreno empedrado, puso en jaque a un pelotón que no le daría caza.

También impresionó la Dauphiné que se marcó. Una criminal crono al Mont Ventoux fue el escenario elegido por el escalador para humillar a Armstrong. Más de dos minutos de ventaja con respecto al americano, que no perdería la calma en exceso. El duelo estaba servido, ya había enfrentamiento y euforia que vender al público.

Después sucedería lo que todos sabemos y en un marco muy similar al de esta temporada. El pavé le eliminó y poco más tuvieron que hacer los naranjas toda vez que su otro líder, Zubeldia, no tuvo sus días inspirados. A partir de aquello la carrera de Ibán fue cuestabajo.

Más noticias:

El año de Sergio Pardilla y MTN

Van Garderen y Pinot, dos caminos diametralmente opuestos

Sergey Lagutin, el último apátrida

Video resumen de la temporada 2013

Video resumen de la temporada femenina 2013

El Mundial, ¿de septiembre a mayo?

El mito de Frank Vandenbroucke

Las decepciones de Sean Kelly

Purito, de rosa, rojo y arco iris

Egoi Martínez tira la toalla

El Escorial, broche de oro a la temporada de CX

Rigoberto Urán, el ignorado

José Herrada, sin miedo al Tour

Chente Gª Acosta, el Talgo de Tafalla

Chava Jiménez, el reportaje

Ciclismo, tierra de Quijotes

El gen del CLAS y las claves del proyecto Alonso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *