La superstición de Bauke Mollema

Bauke tuvo por fin un buen año en las grandes vueltas. Ante tal tesitura, el holandés no quiere modificar absolutamente nada de su programa, si bien por enfermedad variará sólo en dos pinceladas su calendario de 2013. El Tour de Francia vuelve a ser el epicentro de su temporada, aunque hará una concesión a las clásicas belgas de abril. 

Debutará en la Vuelta Andalucía, en la que ya sería tercero esta última edición. Tendrá un buen recorrido para probarse, con todo tipo de terrenos. Seguirá en Tirreno-Adriático, con un nivel mayor de participación en su debut en el World Tour. Antes de descansar, quiere brillar en las Árdenas, un tipo de prueba que no se le da del todo mal.

En cuanto al camino de aproximación al Tour elegirá, como en 2013, la Vuelta a Suiza, donde ganó una etapa ante Ryder Hesjedal. En la ronda francesa volverá a coincidir con Gesink, pero los galones, en principio, se le asignarán al ganador de etapa en la Vuelta, en Burgos.

A la carrera española regresará para preparar el Mundial, si bien intentará de nuevo pelear una de sus pruebas favoritas. No se le da mal. De hecho, en ella se dio a conocer como corredor de grandes vueltas. En España ganó también el Circuito Montañés, una prueba muy prestigiosa en el campo amateur.

Más noticias:

Monte do Castrove, final de etapa en la Vuelta

Contador felicita la Navidad

¡Bici! ¡Toro! 

Euskaltel, la historia de un pueblo que ama el ciclismo

Rupérez, el antecesor de Perico

Navidad, ¿enemiga del ciclista?

Pantano, el otro Quintana

DLC Pro Magazine nº15

¿Cuál es la imagen ciclista del año? ¡VOTA!

Voeckler, el referente de una generación

Brambila, la calidad de Lombardía

Nibali, il piccolo motore (la historia de un romántico)

Alex Dowsett, el expreso de Essex

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *