,

¿Peligro en las cunetas o precaución?

Como nuestro nombre indica, “desde la cuneta” es uno de los mejores lugares para seguir el ciclismo de cerca. Para vibrar y ver a nuestros ídolos a pocos metros y contemplar cómo ruedan, cómo demarran, cómo pedalean, cómo interactúan entre ellos…en definitiva ver de cerca lo que tan cómodamente vemos en el sofá de casa.

La afición es uno de los motores de este mundillo, de eso no hay duda. No se puede explicar razonadamente, pero los gritos de ánimo, las palabras alentadoras de los aficionados, las banderas, la calzada pintada…todos esos elementos dan al ciclista una fuerza extra que seguramente ninguna barrita energética, gel o bebida isotónica puede ofrecer. En estos días y en esta apasionante Vuelta vemos cómo centenares de aficionados se amontonan en las cunetas y arcenes esperando a los ciclistas y haciendo un pasillo que desde el helicóptero es muy bonito, pero que de cerca, puede resultar peligroso para los corredores.

Es ahí cuando entra en acción la cordura y educación del espectador respecto al ciclista y el trabajo de los agentes de policía y guardia civil. Justo en esta semana hemos tenido al menos, según lo que hemos podido ver por la televisión, un par de incidentes que podían haber acabado bastante mal. En el primero, un espectador tiraba  a Belkov del Katusha, sin motivo aparente, y era reducido por un guardia civil. En el segundo, otro agente empujaba a un espectador justo después de que pasase Alberto Contador en uno de sus ataques yendo en solitario y a punto estuvo de ser atropellado por una moto de la organización. ¿Dureza de los agentes de la fuerza del orden? Quizás.

Pero no hay que olvidar que su trabajo es controlar la carrera y proteger a los ciclistas que con un ligero contacto, pueden caerse. Quizás ese empujón fue demasiado, pero la actuación de muchos aficionados dejan mucho que desear tocando a los ciclistas, gritándoles casi al oído, empujándolos, echándoles agua u otras cosas como a Froome hace unos años en un Tour…

Por supuesto que uno se viene arriba y más si los que pasan a tu lado son tus ídolos pero hay que proteger al ciclista, y además, tal como están las cosas por desgracia últimamente, es normal que los agentes no se anden con muchos miramientos…

Otras veces vemos cómo aficionados llevan a sus niños que por no estar correctamente controlados, cruzan sin mirar al otro lado de la carretera cuando vienen ciclistas, motos o coches o gente incluso que lleva perros sin atar pensando que van a pasar un día al campo.

O como los que se hacen un selfie sin mirar para salir con el ciclista en la foto del móvil mientras éste, extenuado, no quiere que le molesten y un empujón o mano en la espalda u hombro sin intención, le pueden hacer caer al asfalto.

Todas esas conductas son intolerables y luego pasan las cosas que no queremos que pasen. Y cuando los agentes actúan aparecen voces discrepando. Con mayor o menor razón, pero si los aficionados tuvieran un comportamiento más correcto, seguro que esos agentes, se ahorrarían ir apartando aficionados a manotazos como vemos estos días.

Todos tenemos que poner de nuestra parte: aficionados, medios de comunicación y fuerzas de seguridad. Por el bien del ciclismo, por la seguridad de los ciclistas y la de los aficionados.

SERGIO ANDRÉS

@entrebiciybalon

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *