,

Recordamos las salidas del Tour desde Alemania

Con la de este sábado, serán 22 las ocasiones en que el Tour de Francia ha tenido su inicio en un país distinto al original, Francia. La Grand Depart esta vez tendrá lugar en Dusseldorf, una de las ciudades más ricas de Alemania a la orilla de uno de los principales ríos europeos, el Rin. Pero no solo Dusseldorf y su ostentosa Königsallee van a ser los privilegiados en territorio alemán que van a ver una salida de la mejor carrera por etapas del mundo del ciclismo, años antes también lo fueron otros puntos de la geografía germana.

COLONIA 1965

En 1965 que el Tour de Francia, orgullo de una nación entera, saliera de un país distinto al galo era todo un acontecimiento que en un principio no fue visto con muy buenos ojos. En 1954 Ámsterdam y cuatro años después Bruselas ya habían tenido la oportunidad de albergar semejante evento y en el año 65 la ciudad alemana de Colonia era la afortunada que se vestía de amarillo. Aquel fue el Tour de la ausencia de la gran estrella del momento Jacques Anquetil en la búsqueda de su sexto Tour. También fue el de la victoria de Pérez Francés en Barcelona o de Julio Jiménez en el gran premio de la montaña, pero sobre todo fue el de la victoria en la general final de un joven italiano llamado Felice Gimondi. Un martes de finales de junio se daba el banderazo de salida de aquel Tour de 1965 en Colonia ante la bendición del arzobispo de su majestuosa catedral. Un clima de puro verano acompañó a los corredores en su periplo por tierras germanas. Un periplo de corta duración, ya que la etapa iba a finalizar en suelo belga, concretamente en Lieja, donde por la tarde se iba a disputar un segundo sector con una contrarreloj por equipos. Aquella primera toma de contacto con el Tour de 1965 se saldó con la victoria del gran velocista belga Rik Van Looy.

FRANKFURT 1980

Tendrían que pasar quince largos años para que una ciudad alemana volviera a acoger la gran salida de la Grande Boucle. De la rica Cuenca del Rin pasábamos a la industrial Frankfurt en la partida del Tour de Francia de 1980. Frankfurt y sus alrededores vivieron hasta cuatro jornadas de ciclismo, siendo la cuarta con dirección Metz, ya en territorio francés, la última etapa que iba a transitar por las carreteras de la entonces República Federal Alemana. Un prólogo urbano de poco más de siete kilómetros daba inicio a aquel Tour de 1980 con la victoria del gran favorito, Bernard Hinault, dominador indiscutible del ciclismo en aquellos tiempos. Contra todo pronóstico el ciclista bretón tuvo que abandonar aquel Tour en la etapa de Pau debido a una lesión que arrastraba desde meses atrás en la rodilla. El holandés Jan Raas fue el vencedor de la primera etapa en línea con final en Wiesbaden mientras que al día siguiente la cronometrada por equipos con final en el mismo Frankfurt se iba a manos de los hombres del potente Ti-Raleigh.

BERLÍN OESTE 1987

Un prólogo y cuatro etapas transcurrieron en aquel Tour por territorio de la todavía República Federal Alemana. La ciudad elegida fue Berlín, en su zona occidental. Las imágenes de los corredores en los alrededores del famoso muro que dividía la ciudad en dos mitades fueron la tónica dominante en los días previos a la salida del Tour de Francia, aquel muro que se acercaba a su final y con el la historia mundial daría un vuelco poco tiempo después. L`Equipe titulaba “Frente al muro de las interrogaciones” su portada el día del inicio de la prueba, en referencia a la incógnita sobre el posible vencedor tres semanas después en Paris. Fue el Tour de Stephen Roche en su año histórico de ganador de la Triple Corona, pero fue también el de la derrota de Pedro Delgado. Un uno de julio, al igual que treinta años después en Dusseldorf, el prólogo inicial de Berlín fue vencido por el holandés Jelle Nijdam. A día siguiente sin abandonar esa ciudad los corredores afrontaron dos sectores, uno matinal con victoria al sprint para otro holandés Nico Verhoeven mientras que en la crono por equipos de la tarde los vencedores fueron los italianos del Carrera. Como anécdota cabe destacar que en esos dos días el maillot amarillo fue en la espalda del polaco Lech Piasecki, pionero de su país y de los ciclistas del bloque del este en portarlo y liderar el Tour de Francia. La carrera abandonó Berlín dirección Karlsruhe y Stuttgart, y hasta la quinta etapa no entró en territorio galo.

Alberto Diaz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *