Vuelta 2014: los puertos olvidados por la Vuelta en Jaén

Mucho han mejorado las cosas en la grande por etapas del territorio nacional. Sin embargo, creemos que aún se puede dar otra vuelta de tuerca introduciendo aún más esas carreteras secundarias y caminos rurales -que los hay, muchos y asfaltados- para añadir un punto extra de dificultad a la carrera y que, además, favorezca el espectáculo ciclístico. Con esa finalidad, presentaremos a continuación puertos y recorridos de esos que hacen afición, en la zona sur de Jaén, que en los últimos años es muy habitual en la ronda nacional.

Como alternativa a la etapa entre Alhendín (Granada) y Alcaudete (Jaén) que presenta la Vuelta hemos querido proponer una osada ruta que, a través de una sucesión de puertos, convierta el recorrido en una verdadera encerrona. Carreteras estrechas, fuertes pendientes, descensos revirados son ingredientes presentes ya desde el ascenso al Cerro Malacara y, sobre todo, desde el puerto de Parapanda por su empinada vertiente de El Zumacal. Hasta la siguiente dificultad, Hoya de Charilla, tampoco habrá tregua, pues la sucesión de repechos es constante y, desde aquí, más bien agobiante con un total de cinco puertos puntuables sin solución de continuidad: desde la “pared” de Charilla enlazamos tras largo descenso con puerto Ranera, un tercera bien asfaltado no carente de rampa; bajamos hasta los Villares para afrontar la durísima cuesta de La Yedra; descenso rápido por Fuensanta y Vadohornillo para subir Boca del Álamo camino de Alcaudete y, por último, el escollo -más suave- de Ahíllos. Desde aquí todo será bajar hasta la meta en la localidad jienennse.

Martín Cervan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *