, ,

Volta Catalunya, una prueba de 14 días

Tras su estreno en 1910, se reanudaría la carrera en 1939 tras la Guerra Civil sobre un territorio destrozado por el conflicto bélico. Mariano Cañardo había dominado la carrera y sólo el valenciano Salvador Cardona (primer español en vencer una etapa del Tour -1929-) pudo superarle en 1931. El catalán de Olite (Navarra) concluyó sus once participaciones con el undécimo podio, en 1940 y tras los luxemburgueses Didier y Clemens, sumando un total de 19 victorias de etapa y seis generales finales, un récord insuperable. 

Un gran dominador de la carrera que pone en contexto la importancia creciente de una gran carrera como esta. Durante este primer periodo la Volta tuvo por primera vez 8 etapas (1928), que tocaron techo en la edición de 1945, la de sus bodas de plata, que duró 14 días. Una duración que apenas ha repetido y que se ha establecido históricamente más cerca de aquellas 8 etapas que se marcaron como hito en 1928.

Las dos semanas de competición la convirtieron en una de las pruebas más importantes del mundo, coincidiendo con el letargo del Tour, que dormía en espera del final del desastre de la II Guerra Mundial y dejaba pasar años hasta encontrar la calma para continuar en activo. El Giro de Italia también sacaba la bandera blanca, aunque la Vuelta a España sí se celebraba, sin la importancia que tiene hoy día como tercera grande del calendario, eso sí.

Se podría decir que en aquellos momentos fue la segunda carrera más importante en cuanto a número de días de competición, algo que no ha vuelto a repetir. Sólo la Volta a Portugal ha ofrecido durante los últimos años un calendario tan amplio fuera de las tres grandes vueltas, actualmente reducida a 10 días.

Soñar con la vuelta a las 14 etapas parece complicado, más aún cuando ya ha habido problemas para cerrar la ronda catalana con 8 días de competición. La crisis económica y del ciclismo complican cada año la existencia de una ronda que actualmente ha encontrado un pequeño balón de oxígeno.

DANI FERNÁNDEZ Y JORGE MATESANZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *